la deforestacion

martes, 25 de noviembre de 2008

Deforestacion en guatemala

Las concesiones forestales a las comunidades ayudan a evitar la deforestación en Guatemala

Oscar René Oliva . GuatemalaLuis Alejandro Mejía, gerente de desarrollo para América Latina de la organización conservacionista internacional Rainforest Alliance, explicó a Efe que las concesiones administradas bajo la norma de certificación del Consejo de Manejo forestal han sufrido menos incendios y deforestación en comparación con las zonas protegidas dentro de la RBM en Petén. La RBM, creada por el gobierno de Guatemala en 1990, tiene una extensión de dos millones de hectáreas rica en biodiversidad y es hogar de cientos de especies de animales, incluyendo jaguares, venados y pavos ocelados. La Rainforest Alliance ha certificado unas 500.000 hectáreas que han sido dadas en concesión por el gobierno a 12 comunidades y dos entidades privadas desde 2002. Según Mejía, para alcanzar los estándares de la certificación, las comunidades y compañías en los bosques de la Reserva crean planes de prevención y control de incendios, y mejoran las condiciones de trabajo y vida de los empleados, lo cual evita conflictos sociales. Los estándares incluyen los derechos de los grupos indígenas, los trabajadores, la conservación de la biodiversidad, la protección especial a los bosques de alto valor y una serie de criterios ambientales, sociales y económicos. Un estudio realizado por Rainforest Alliance (Alianza para Bosques), con sede en Nueva York (EE.UU.), revela que en 2007 los incendios sólo afectaron el 0,1 por ciento de las concesiones forestales certificadas, frente al 6,5 por ciento perjudicadas en 1998. Sin embargo, un 7 por ciento de las áreas protegidas sufrieron daños por los incendios en 2007, mientras que en 1998 fue el 20 por ciento, detalla el estudio. Según la Alianza para Bosques, el promedio de deforestación entre 2002 y 2007 de bosques certificados y que están en concesión, también ha sido 20 veces más bajo que el porcentaje registrado dentro de las zonas protegidas, en donde la extracción de madera está prohibida. La institución, pionera en el uso de una estrategia de mercado con la conservación de bosques, asegura que los incentivos económicos son la clave para la protección de la biodiversidad y detener la deforestación. Mejía sostiene que las comunidades que tienen bosques en concesión en la RBM, en el departamento norteño de Petén, fronterizo con México y Belice, administran las tierras con responsabilidad. Explicó que los resultados del estudio demostraron que el manejo responsable de los bosques resultó en una mejor conservación y las comunidades tienen una manera alternativa de subsistir en lugar de eliminar los árboles para agricultura o ganadería. Mejía dijo que Guatemala ha sido el país pionero en Centroamérica en contar con certificación forestal, que también permite a las comunidades exportar productos con el sello de la institución. En marzo pasado fueron certificadas por la Alianza para Bosques 175.000 hectáreas de la palma de xate que están dentro del área de concesión en la RBM, donde la organización trabaja desde hace once años. Según Mejía, las hojas de xate, que son utilizadas para arreglos florales, son exportadas a Texas (EE.UU.), lo cual deja unos 8.000 dólares semanales (5.333 euros) a las comunidades. El cuidado sostenible de los bosques ha hecho florecer varios negocios y ha mejorado la calidad de vida de la población porque se ha incrementado la demanda de madera certificada y productos no maderables. Durante 2007, el sector de productos forestales en la región creó 2.500 empleos y las ventas por madera certificada sobrepasaron los 5 millones de dólares (3,3 millones de euros), de acuerdo con el estudio. Mejía sostiene que Guatemala, en donde cada año la deforestación alcanza las 70.000 hectáreas y la reforestación apenas 11.000, tiene un gran potencial para trabajar el manejo sostenible de los bosques para su conservación. "La decisión del Estado en dar tierras en concesiones ha sido trascendental" porque las certificaciones son el "modelo para conservar los bosques". dijo. Mejía informó de que varios países, entre ellos Brasil, ya están aplicando el modelo guatemalteco de la concesión, y ya en 2007 la Rainforest Alliance le certificó un millón de hectáreas.

Seguidores